Programas de apoyo a la emancipacion

Los programas de apoyo tienen como objetivo facilitar la emancipación para alcanzar una vida independiente y autónoma. Es por ello que se despliegan servicios específicos adaptados a las necesidades del colectivo.

La metodología de base es la atención individualizada, de acuerdo con las necesidades de cada joven. Las personas que se acogen al programa cuentan con un educador de referencia que realiza el seguimiento de su itinerario de emancipación definido con los objetivos clave a conseguir. La participación de las personas jóvenes es voluntaria y está sujeta a su compromiso de seguir su proyecto personal de emancipación. Así pues, el protagonismo recae en los y las propias jóvenes quiénes, además de contar con un educador o educadora de referencia, también cuentan con el apoyo de un amplio equipo de personal especializado.

Apoyo personal

Seguimiento individualizado dirigido a proporcionar un adecuado apoyo personal, planificado, que facilite la adopción de compromisos que potencien su desarrollo, sus cualidades y capacidades, siempre desde la implicación de la persona atendida en su propio proceso, potenciando de esta manera su autonomía.

Apoyo económico a la emancipación

Gestión de recursos y medios económicos transitorios que posibiliten poder continuar con el proceso de emancipación encaminado a la independencia económica. El formato territorial puede variar, pero se trata de prestaciones vinculadas a su condición de extutelados, becas de estudio, becas salario vinculadas a actividades formativas, ayuda al desinternamiento, etcétera.

Apoyo jurídico a la emancipación

Este apoyo incluye orientación y asesoramiento sobre temas legales, acompañamiento a la tramitación de documentos de extranjería, mediación, etcétera, que pueden ser realizados tanto por la propia entidad como derivados a otros recursos de titularidad pública privada ya existentes.

Apoyo inserción laboral para la emancipación

Se trabaja su acceso al mercado laboral y se trata de un apoyo estrechamente vinculado al formativo. Se intenta que sea a través de la formación y la realización de prácticas laborales desde dónde se consiga acceso al trabajo. Se realiza también un acompañamiento y asesoramiento en la búsqueda de ocupación y se trabajan los hábitos laborales para mantener los puestos de trabajo conseguidos.

Apoyo residencial para la emancipación

Oferta de diferentes formatos residenciales de acuerdo con el desarrollo de los programas en las comunidades autónomas (pisos asistidos, semiasistidos, residenciales, residencias de jóvenes trabajadores, etcétera, o lo que viene a conocerse como viviendas alternativas) y programas de emancipación de las entidades sociales federadas. El objetivo principal es ofrecer una vivienda digna mientras la persona joven finaliza su itinerario. Así mismo, ofrece acompañamiento y asesoramiento para la búsqueda de vivienda en el mercado inmobiliario actual.

Apoyo residencial para la emancipación

Trata de proporcionar orientación y realizar acciones educativas que les permitan adquirir las habilidades, conocimientos y competencias básicas necesarias para favorecer su integración social y laboral y mejorar así su empleabilidad.

Proyectos de emancipación: 4.030 jóvenes

2.697

Jóvenes

2.167

Jóvenes

2.042

Jóvenes

3.008

Jóvenes

2.799

Jóvenes

2.517

Jóvenes

*Una misma persona puede participar en más de un programa

PROGRAMA DE APOYO A VIVIENDA

El acceso a una vivienda fuera del hogar familiar es el indicador que define si una persona se ha emancipado. Actualmente, según los datos de la publicación Jóvenes en la EPA. Segundo Trimestre 2020. Observatorio de la Juventud en España. Estadísticas INNVUE solamente, el 17,87% de la juventud española entre 16 y 29 años lo ha conseguido. Un 5,3% entre los jóvenes de 16 a 24 años. Esta situación se explica, principalmente, por dos motivos: por un lado, por los altos costes asociados a la hipoteca o alquiler de la vivienda y, por el otro, por el propio contexto laboral, marcado en los últimos años por la elevada tasa de paro juvenil (la tasa de paro de la juventud entre 16 y 24 era del 39,6 %) y la tipología de contratación (tasa de temporalidad del 63,3%) entre la juventud de 16 a 24 años según el mismo informe.

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias y dadas las singularidades del colectivo, el apoyo a la vivienda se ha constituido como uno de los programas más singulares en torno a la atención de la juventud extutelada, siendo un elemento estructural a partir del cual se desarrollan otros apoyos que permiten consolidar el proceso de emancipación.

El recurso de apoyo a la vivienda mayoritario son los pisos de emancipación para jóvenes de entre 18 y 21 años, que suponen el 41,9% de los recursos de vivienda. El tiempo de estancia más habitual es entre 1 y 2 años y la mayoría de las viviendas son de alquiler.

PLAZAS OFERTADAS SEGÚN TIPOLOGÍA DE RECURSOS DE APOYO A LA VIVIENDA

Los recursos de apoyo a la vivienda para jóvenes son, de forma general, de cuatro tipos:

En su conjunto, las entidades disponían en 2020 de 226 pisos de emancipación (entre las diversas tipologías), además de contar con plazas en otra tipología de recursos de vivienda. En total, han podido ofrecer 1.440 plazas de apoyo a la vivienda en las que finalmente se ha atendido a 2.517 jóvenes.

TITULARIDAD DEL RECURSO DE VIVIENDA 2020 (%)

TIEMPO DE PERMANENCIA EN EL RECURSO DE VIVIENDA 2013-2020 (%)

A diferencia de años anteriores, es importante destacar que mientras la tendencia entre 2013 y 2019 en relación al tiempo de permanencia en los recursos de vivienda fuera de ir variando hacia un incremento en las estancias de menores de un año, este 2020 han vuelto a crecer el número de estancias de más larga duración (sobre todo las de igual o superior a 1-2 años y de más tiempo).

A continuación, se muestra el tiempo de permanencia en función de si finalizaron su estancia en el transcurso de 2020 o si, por el contrario, han permanecido vinculados al inicio de 2021. En este sentido, en comparación a las ediciones anteriores, los porcentajes de jóvenes que finalizan su estancia en el recurso antes de la finalización del primer año ha disminuido significativamente.

ESTUDIOS FINALIZADOS DE JÓVENES QUE SE HALLAN EN PROGRAMAS DE VIVIENDA (%)

La distribución porcentual de las personas jóvenes en el ámbito formativo es parecida a la del año anterior excepto por algunos datos. Si bien en 2019 los jóvenes sin estudios formaban el total del 10,7%, este 2020 se ha reducido a la mitad (5,2%), y se ha producido un aumento de los estudios primarios, de grado medio y sobre todo de otros tipos de estudios que corresponden a formación no reglada. Así pues, a pesar de que los estudios no reglados puedan considerarse más bajos o menos importantes en una jerarquía de la educación formal, podría decirse que el capital educativo de los jóvenes atendidos ha aumentado, pues ha crecido en 10 puntos el total de jóvenes que tienen otros estudios, llegando así a la mitad de los jóvenes.

ESTUDIOS EN CURSO DE JÓVENES QUE SE HALLAN EN PROGRAMAS DE VIVIENDA EN 2020 (%)

De acuerdo con lo visto anteriormente, podemos observar cómo han disminuido los estudiantes de estudios secundarios, grado superior o formación en escuelas de adultos, pero por otro lado y siguiendo con lo ya comentado, ha aumentado casi siete puntos porcentuales los jóvenes que realizan una formación del tipo PFI, igual que un crecimiento en los estudiantes de grado medio.

DISTRIBUCIÓN DE JÓVENES POR GÉNERO SEGÚN ESTUDIOS EN CURSO EN PROGRAMAS DE VIVIENDA EN 2020 (%)

De nuevo, las chicas presentan mejores niveles académicos que los chicos, hecho que seguramente se explica por razones relacionadas a la socialización de género, que las dota a ellas de mejores hábitos de estudio y, por lo tanto, facilita que avancen hacia los niveles educativos superiores. Teniendo en cuenta que en el programa de vivienda las chicas representan el 12,4% del total de la población atendida, en la gráfica superior puede apreciarse como se concentran en los niveles de estudios superiores, aunque ello también viene explicado porque muchos de los jóvenes de origen extranjero que son atendidos y que han vivido un proceso migratorio son en su mayoría chicos y tienen bajos niveles de estudios, lo cual explica porque ellos se concentran en los niveles educativos más bajos.

INGRESOS PERCIBIDOS POR LA JUVENTUD ATENDIDA EN PROGRAMAS DE VIVIENDA 2020

ingresos en programas de vivienda

24,2%

Porcentaje de jóvenes con ingresos que pueden pagar el coste asociado al servicio de vivienda

35,4%

Porcentaje de jóvenes con ingresos que no pueden pagar el coste asociado al servicio de vivienda

40,4%

Porcentaje de jóvenes sin ingresos

En comparación al año anterior, ha incrementado alrededor de 2 puntos porcentuales el total de jóvenes que pueden costearse el servicio de vivienda. Por otro lado, ha incrementado casi 10 puntos porcentuales el total de jóvenes que no tienen ningún ingreso.

MOTIVOS DE SALIDA DEL RECURSO DE VIVIENDA EN 2020 (%)

El 38% de las personas jóvenes que han finalizado su estancia en un servicio de vivienda finaliza su itinerario de forma satisfactoria pero solamente el 12% de las personas jóvenes que han finalizado sus procesos en los programas de apoyo a la vivienda en 2020 lo han hecho con trabajo.

SITUACIÓN POSTERIOR A LA SALIDA DEL RECURSO DE VIVIENDA EN 2020 (%)

DISTRIBUCIÓN POR GÉNERO DE SITUACIÓN POSTERIOR A LA SALIDA DEL RECURSO DE VIVIENDA EN 2020 (%)

La situación posterior a la salida del programa de apoyo a la vivienda sigue la tendencia de años anteriores y se mantienen diferencias significativas por género. De esta forma, en el caso de los chicos destaca que el 21,1 % se han ido a vivir con amigos y conocidos (frente al 10,5% de las chicas), y otra gran parte de los chicos jóvenes atendidos, justo al finalizar el recurso de viviendo fueron a buscar otros recursos. Mientras que entre las chicas predominan las que se han ido a vivir con su pareja con el 3,1% de los casos frente al 1,8% de los chicos. Entre ellas, también predomina la pauta de ir a vivir con la familia o con los amigos, aunque con menos representación que los chicos.

PROGRAMA DE APOYO A LA INSERCIÓN LABORAL

Según datos de la publicación “Observatorio de Emancipación 1er semestre 2020” del Consejo de la Juventud de España el 18,2% de las personas jóvenes de entre 16 y 24 años está trabajando (27,5% entre las personas jóvenes atendidas por nuestras entidades federadas en 2019). Entre estas personas jóvenes el 36,7% tiene un contrato indefinido. Además, para la población joven de entre 16 y 29 años los contratos temporales han representado el 91,6% del total de nuevos contratos registrados.

Dentro del programa de apoyo a la inserción laboral se ofrecen diferentes tipos de orientación. A continuación, se detalla la tipología de orientaciones realizadas y el porcentaje de entidades federadas que las lleva a cabo –algunas entidades desarrollan más de una–:

El 57,4% de las personas jóvenes que se encuentran en el programa de apoyo laboral también lo están en algún programa de vivienda.

PROGRAMA DE APOYO JURÍDICO

Pese a la creciente demanda en cuestiones de asesoramiento y orientación jurídica, únicamente el 25,9% de las entidades federadas disponen servicios jurídicos propios, por lo que muchas de las atenciones especializadas se realizan en recursos específicos ajenos a las entidades. El equipo educativo que acompaña a las personas jóvenes atendidas participa en el seguimiento y realización de algunos de los trámites relacionados con el ámbito jurídico, previo asesoramiento especializado. Durante 2020 la orientación jurídica más solicitada ha vuelto a ser la de extranjería.

A continuación, se detalla una ordenación según nivel de prioridad de aquellas orientaciones jurídicas que han sido más solicitadas durante el año 2020:

Acorde con el perfil de personas atendidas, la orientación más solicitada de este ámbito es la relativa a extranjería. Seguidamente la orientación y asesoramiento en materia administrativa y materia penal.

Del total de personas jóvenes que han sido atendidas en el programa de apoyo jurídico, el 75,8% también se encontraba en el programa de vivienda.